Deporte y discapacidad: tándem a favor de una vida activa

Publicado: | Por Sunrise Medical
Deporte y discapacidad: tándem a favor de una vida activa

El deporte favorece la rehabilitación, la normalización y la integración de las personas con discapacidad. El deporte complementa una vida activa y es un elemento positivo para construir una sociedad realmente accesible.

Pero conseguir esta unión entre deporte y discapacidad no siempre es fácil. Los deportes adaptados necesitan el apoyo de muchas personas (monitores, profesionales de la salud, otros deportistas, psicólogos, terapeutas, etc.) para crear infraestructuras sólidas y por eso la concienciación sobre los beneficios de la unión entre deporte y discapacidad es tan importante.

Deporte adaptado en silla de ruedas

Deporte y discapacidad: una relación que viene de lejos

Si tenemos que establecer un origen de la relación entre deporte y discapacidad debemos trasladarnos al final de II Guerra Mundial y hasta el hospital Stoke de Mandeville (Inglaterra) donde Sir Ludwig Guttman fundó un centro para lesionados medulares en el que introdujo el deporte asegurando que éste era positivo para sus pacientes en primer lugar para entrenar al cuerpo y en segundo, para evitar el tedio propio de la vida hospitalaria”.

Guttman también estaba convencido de que su práctica favorecía la autodisciplina, el compañerismo y el amor propio de sus pacientes, tres valores esenciales para la reintegración social de las personas que habían sufrido lesiones medulares y amputaciones. 

Comprobados los beneficios de la relación entre deporte y discapacidad, su práctica fue extendiéndose a partir de los años 60 y 70 gracias a la regulación de algunos deportes adaptados y la creación de organismos y federaciones a nivel internacional, nacional, regional y local centradas en personas con diferentes tipos de discapacidades, entre las que destacan:

  • ISOD (Organización Internacional de Deportes para Personas con Discapacidad) creada en 1964;
  • ISMWF (para personas en sillas de ruedas, actual IWASF);
  • IBSA (para personas con discapacidad visual);
  • CP-ISRA (para personas con parálisis cerebral);
  • INAS-FMH (para discapacitados psíquicos).

Como ves, lo que comenzó siendo un tratamiento rehabilitador para personas con discapacidad acabó convirtiéndose en el movimiento atlético a nivel mundial que conocemos hoy en día.

handbike_quickie_shark_rt

En forma física, psíquica y “social”: una combinación casi perfecta

Deporte y discapacidad es una asociación clave para la vida activa de las personas discapacitadas por diferentes motivos. El primero de ellos es que el deporte puede facilitar la rehabilitación y servir como terapia para que personas con una discapacidad física (motriz), intelectual (psíquica) o mixta (psicomotriz) recuperen la movilidad o la mejoren.

Practicar deporte también sirve como complemento a la rehabilitación inicial y como epicentro de la estimulación a largo plazo, así como para el desarrollo de la autoestima. Esto en lo que se refiere a la relación deporte y discapacidad desde el punto de vista terapéutico.

En cuanto al desarrollo personal, un discapacitado necesita los mismos elementos que alguien que no lo es y por eso el ocio y las relaciones sociales ocupan una parte relevante de su día a día. En este sentido el vínculo que se establece entre deporte y discapacidad es muy importante porque la práctica del primero puede ayudar a la persona con discapacidad a sentar nuevas relaciones fuera del entorno familiar y sanitario sin olvidar que el deporte puede incluirse también dentro de éste.

Practicar deporte siempre es un hábito saludable y necesario. Ayuda a eliminar toxinas, a descargar energía y a mantenerse ágil, y es una buena fórmula para eliminar el estrés y relajar la mente. En el caso de las personas con algún tipo de discapacidad, implica un refuerzo de la inclusión social, por lo que puede considerarse doblemente necesario.

deporte-y-discapacidad-tandem-para-una-vida-activa.JPG

Si se practica de forma lúdica o recreativa puede servir para fomentar la integración y para conciliar el descanso familiar y de cuidadores. Si se hace como competición entran en juego otros factores muy importantes, como la superación personal. Al igual que ocurre con las personas no discapacitadas, los logros y la progresión conseguidos durante la práctica de un deporte al nivel más alto incrementan la autonomía personal y ayudan al desarrollo global como persona. En el caso de las personas discapacitadas, todos estos aspectos pueden leerse como que la relación entre deporte y discapacidad es, ante todo, sinónimo de normalización.

silla_de_ruedas_de_baloncesto_quickie_all_court

Por supuesto, antes de practicar cualquier deporte hay que consultar al médico o fisioterapeuta para saber si éste es compatible con la discapacidad de uno. Si quieres practicarlo de forma recreativa. en instituciones como ayuntamientos, polideportivos, escuelas, clínicas y hospitales pueden asesorarte y darte información, mientras que si buscas hacer deporte de competición estos profesionales y equipos pueden ayudarte:

  • CPISRA (Federación de deporte y recreación para paralíticos cerebrales)
  • IBSA (Federación de deportes para ciegos)
  • ISMWSF (Federación Internacional de deporte en silla de ruedas)
  • INAS- FID (Federación de deportes para disminuidos intelectuales)
  • FEDDF  Federación española de deportes de personas con discapacidad física)

Debido a que cada vez más personas practican más deportes adaptados y a la profesionalización de los mismos, se ha hecho muy importante contar con sillas de ruedas deportivas adaptadas a las exigencias de cada disciplina.

Por eso en Sunrise Medical contamos con una gama de sillas de ruedas para deportistas exigentes, en la que encontrarás sillas específicas para practicar tenis adaptado, baloncesto en silla de ruedas o handbike. Visita nuestra página web para ver toda la gama.

Nuestras marcas