La espasticidad: un trastorno multidisciplinar

Publicado: | Por Sunrise Medical

El conocimiento de las causas y efectos de la espasticidad es necesario para proporcionar un tratamiento integral que permita prevenir sus efectos y mejorar la calidad de vida de quienes conviven con ella.

¿Qué es la espasticidad?

La espasticidad (también llamada tensión inusual o aumento del tono muscular) es una alteración del sistema nervioso central que dificulta o imposibilita parcial o totalmente el movimiento en diferentes partes del cuerpo. Se trata de una tensión exagerada que afecta a un músculo en ausencia de contracción voluntaria y que provoca tensión y rigidez.

Tipos de espasticidad

  • Estática: el tono muscular elevado aparece de forma independiente a la actividad muscular y en cualquier posición.
  • Dinámica: la rigidez muscular se manifiesta únicamente en situaciones específicas.

¿Cuáles son las causas de la espasticidad?

La espasticidad se relaciona frecuentemente con trastornos neurológicos crónicos y con lesiones en la zona motora superior. Generalmente es causada por un daño en la parte del cerebro involucrada en los movimientos aunque también puede ocurrir por una lesión en los nervios que van del cerebro a la médula espinal.

Silla de ruedas Jive sedeo Ergo

Manifestaciones de la espasticidad

La espasticidad produce hipertonía muscular y un incremento de la resistencia al estiramiento, lo que provoca que los músculos se mantengan continuamente contraídos. Esto afecta a acciones relacionadas con el movimiento, como por ejemplo caminar, pero también al habla, a la realización de actividades diarias (higiene, vestirse, etc.) al uso de calzado y órtesis de marcha, o a la estabilidad en la silla de ruedas.

Esta dolencia se manifiesta en cualquier grupo muscular aunque es más común en:

  • Extremidades inferiores: musculatura extensora de cuádriceps, gemelos y aductores de la cadera.
  • Extremidades superiores: músculos flexores de los dedos, muñeca, bíceps y aductores del hombro.

Algunos de los síntomas comunes de la espasticidad son:

  • Debilidad muscular generalizada
  • Pérdida de destreza en los dedos
  • Pérdida de control selectivo de movimiento
  • Postura anormal
  • Tensión muscular durante la actividad
  • Ángulos anormales en hombros, brazos, muñecas y dedos
  • Contracturas musculares que reducen el grado de movimiento y/o paralizan las articulaciones
  • Reflejos tendinosos profundos (contracciones musculares involuntarias)
  • Movimientos espasmódicos repentinos, repetitivos e involuntarios
  • Cierre involuntario de piernas
  • Dolor muscular y articular

espasticidad-2-3.jpg

¿A quién afecta la espasticidad?

La espasticidad está asociada a diferentes enfermedades y discapacidades congénitas, adquiridas y/o neurodegenerativas.

Se estima que en la actualidad 12 millones de personas en el mundo padecen espasticidad siendo las causas más habituales la parálisis cerebral y la esclerosis múltiple. Aún así los afectados por la espasticidad son tan numerosos como heterogéneos pues esta dolencia puede aparecer en mayor o menor grado también en casos de:

  • Espina bífida
  • Daño cerebral adquirido
  • Ictus
  • Esclerosis lateral amiotrófica
  • Ataxias
  • Traumatismos cráneo encefálicos
  • Encefalitis
  • Meningitis
  • Patologías que originen daño neurológico

Diagnóstico de la espasticidad

La intensidad y gravedad de la espasticidad es variable manifestándose de manera leve, moderada o grave y en función de diferentes factores: posición, realización de actividades, factores ambientales y psicológicos, etc.

Para diagnosticarla es necesario conocer el historial del paciente, realizar un examen médico detallado y evaluar los siguientes aspectos:

  • Tono muscular. Se mide a través de la Escala de Ashworth (en su versión original o en la modificada en 1987). Los grados van desde la ausencia de tono muscular aumentado (0) hasta la extremidad rígida en flexión y tensión (4).
  • Balance articular. Diagnosticado a través de la medición de los ángulos articulares.
  • Control motor selectivo. Mediante la observación de la capacidad para realizar diferentes movimientos.
  • Capacidad funcional. A través de la valoración objetiva ante la realización de actividades cotidianas.
  • Análisis de la marcha
  • Espasmos musculares
  • Dolor manifiesto por parte del paciente

Descubre la silla Jive m2 Sedeo Ergo

La espasticidad no puede curarse, pero sí puede tratarse y la prevención es muy importante para evitar dolencias mayores como contracturas fijas o malformaciones óseas. Su abordaje debe realizarse siempre de forma multidisciplinar incluyendo la participación de un neurólogo, un neurocirujano, un fisioterapeuta, un traumatólogo, un médico rehabilitador e incluso un psicólogo.

¿Cómo tratar la espasticidad?

Dentro de los tratamientos asociados a la mejora de la calidad de vida de las personas con espasticidad encontramos:

Intervenciones terapéuticas no farmacológicas

Realización de actividades físicas y fisioterapéuticas regulares como natación-hidroterapia, estiramientos musculares, ejercicios con peso o en posición vertical, utilización de férulas y prótesis, y empleo de calor-frío para reducir el tono muscular.

Intervenciones farmacológicas

Administración de fármacos orales bajo prescripción médica como bacloneno, benzodiacepinas, dentroleno o rizanidina. Esta terapia es efectiva, aunque tiene muchos efectos secundarios (somnolencia, náuseas o fatiga).

Intervenciones quirúrgicas

La más conocida es la bomba de Baclofeno, un tratamiento quirúrgico mínimamente invasivo que consiste en colocar una pequeña bomba en la zona abdominal que libera, a través de un catéter, un fármaco en la médula espinal. Este sistema permite dirigir la medicación hacia los músculos afectados por la  espasticidad utilizando dosis menores que las que administran con la ingesta oral.

Esta información sobre la espasticidad también puede serte de gran utilidad: "Guía para personas que conviven con la Espasticidad" de convivirconespasticidad.org

Si te ha resultado interesante este artículo, te recomendamos el blog de Sunrise Medical donde encontrarás diversas publicaciones sobre ayudas y consejos para personas con discapacidad. Suscríbete y recibe las noticias más relevantes mensualmente en tu correo electrónico. ¡Te esperamos!

Elegir silla de ruedas

¡Suscríbete a nuestro blog!

Nuestras marcas