Blog > Enero 2019 > Actividades adaptadas de invierno | Disfruta de la nieve y de la montaña

Actividades adaptadas de invierno | Disfruta de la nieve y de la montaña

Publicado:

Compartir:

La montaña y la nieve son el entorno perfecto para realizar muchas actividades adaptadas en invierno además de esquiar. Se trata de opciones divertidas, sanas y válidas tanto para los amantes de los deportes de aventura como para quienes quieren disfrutar de la naturaleza de forma tranquila en familia o con amigos.

El mushing (trineos tirados por perros), las motos de nieve, las rutas con raquetas, el tubing o el esquí de fondo son algunas de las alternativas de montaña y nieve para las personas con discapacidad. La mayoría de ellas pueden practicarse en las mismas estaciones e instalaciones donde puedes practicar esquí adaptado.

Mushing: trineos adaptados a las personas con discapacidad

Casi todos los amantes de la nieve y de la montaña han soñado alguna vez con disfrutar de un paseo en trineo por la nieve. De hecho, ésta es una de las actividades adaptadas de invierno más demandadas en las zonas de montaña y en las estaciones de esquí.

Originalmente, el término inglés mushing se utiliza para definir las carreras de trineos tirados por perros. Este deporte, que en algunas zonas es, simplemente, una forma de transporte, como por ejemplo en zonas muy frías, permite a quienes lo practican, por una parte, desplazarse por zonas donde hay nieve con gran rapidez y, por otra, disfrutar de rutas y paisajes espectaculares.

Además del cart, que es el tiro de trineo con varios perros tradicional, existen diferentes modalidades de mushing como el canicross (con un único perro) o el esquí tirado por perros. Sin embargo, es la primera la más demandada por las personas con algún tipo de discapacidad física o con problemas de movilidad, en gran parte por la facilidad de adaptación.

De hecho, además de los trineos adaptados, también existen unas plataformas pensadas para desplazarse sobre hielo, llamadas Lugicap, y que permite instalar sobre ellas una silla ruedas e incluso un trineo. La Lugicap no solo puede utilizarse para hacer mushing, sino que también puede utilizarse para otras actividades adaptadas de invierno como por ejemplo el patinaje sobre hielo.

Tubing: diversión para toda la familia

El tubing es una actividad recreativa que consiste en descender por zonas con nieve o agua sobre unos tubos con forma de “donut”. En la nieve, esta actividad es muy similar al descenso en trineo y se realiza en zonas con pendiente. Puesto que se practica sentado, es una actividad que pueden realizar personas que van en silla de ruedas o con discapacidad en las piernas.

El principal problema del tubing es la gran velocidad que pueden alcanzar los donuts, especialmente en pendientes pronunciadas. Por eso, en algunas estaciones de esquí incluso existen cursos especializados en tubing para controlar el descenso, y disponen de “toboganes” artificiales para practicar este deporte. También existe una variedad llamada “kite tubing” en la que el rosco va tirado de una moto de nieve y que únicamente se recomienda a “expertos”.

En cualquier caso, y con las precauciones oportunas, el tubing es de las actividades adaptadas de invierno recomendadas para estimular nuevas habilidades en personas con discapacidad física, sensorial o intelectual, ya que no requiere apenas adaptación y todos lo practican en las mismas condiciones.

Paseos en la nieve: esquí de fondo, raquetas de nieve y motos

El esquí de fondo es una de las actividades adaptadas del invierno más demandadas por las personas con discapacidad visual o sensorial. Y es que, a diferencia del snowboard o del esquí adaptado, el esquí de fondo con raquetas no requiere de una técnica depurada o de un aprendizaje previo avanzado. Dicho de otra forma, todo el mundo puede practicarlo especialmente en las rutas más fáciles.

La silla de montaña Joëlette, utilizada para hacer senderismo adaptado, también puede utilizarse para dar paseos “adaptados” por la nieve.

Otra de las grandes ventajas del esquí de fondo adaptado es su seguridad: tanto con raquetas como con esquí, siempre se practica con un profesional como guía, ya que los requisitos para practicarlo son hacerlo en grupo y conocer bien la ruta a seguir.

Para acabar, los amantes de la velocidad que pueden mantener su equilibrio sin problemas, pueden disfrutar de paseos por la montaña sobre una moto de nieve.

Tirolina y parapente: la montaña nevada a vista de pájaro

Tal y como estamos viendo en este artículo, algunas estaciones ofrecen alternativas al esquí para las personas con discapacidad, entre ellas tirolina o parapente, que, aunque pueden practicarse todo el año, también se consideran actividades adaptadas que puedes realizar en invierno.

Por ejemplo, la estación de Grandvalira, en Andorra, dispone de una tirolina situada a 40 metros de altura y que recorre más de 500 metros de distancia en el que los deportistas pueden disfrutar de las mejores vistas sobre el “Llac del Forn”. Los visitantes de esta estación también pueden disfrutar de Tobotronc, uno de los toboganes más largos del mundo (más de 5 km) que traspasa el bosque de Rabassa sobre trineo biplaza.

De igual forma, existen empresas como Entrenúvols, que disponen de sillas adaptadas para que las personas con movilidad reducida puedan hacer vuelos adaptados en parapente tanto en verano como en invierno.

Mushing, tubing, tirolina, esquí de fondo... las alternativas para disfrutar de la naturaleza y la montaña son muchas y permiten a todos descargar una buena dosis de adrenalina. Abrígate bien, equípate y lánzate. ¡Que nadie te pare este invierno!

Si te interesa saber más sobre planes y actividades accesibles, no te pierdas nuestros artículos sobre vida activa y ocio. ¡Que lo pases genial!