Deporte adaptado en las universidades

Publicado: | Por Sunrise Medical
Deporte adaptado en las universidades

Imagen: Australia National Wheelchair Basketball League de Cluster Munition Coalition

El deporte adaptado, además de ser un medio de aprendizaje, es un aliado terapéutico que ayuda a las personas con discapacidad a "restaurar" su conexión con el mundo mejorando su salud, su grado de autonomía, su autoestima y su capacidad para relacionarse, cuatro aspectos que favorecen su integración social.

Deporte adaptado en la universidad: modalidades y becas

Algunas universidades españolas como la de Alicante han desarrollado programas específicos para ampliar su oferta de actividades físicas adaptadas e inclusivas. Una de ellas es el baloncesto adaptado para personas con discapacidad, dirigido a personas que presentan diversidad funcional de la comunidad educativa de la UA (PAS, PDI y alumnado) y de diferentes asociaciones de la ciudad.

Los alumnos con discapacidad de la Universidad de Alicante también pueden practicar boccia, modalidad clave dentro de la historia del deporte adaptado en el mundo. La boccia es, junto con el slalom en silla de ruedas y el goalball, uno de los deportes paralímpicos con más tirón para las personas con discapacidad física severa, parálisis cerebral o daño cerebral adquirido.

silla_de_ruedas_de_tenis_quickie_match_point

Por su parte el Servicio de Educación Física y Deportes de la Universitat de València ofrece a sus alumnos la posibilidad de realizar deportes adaptados para conseguir créditos curriculares. Esta Universidad puso en marcha en 2018 la Cátedra Divina Pastora de Deporte adaptado con el objetivo de "promover y fomentar el estudio, la investigación, los hábitos saludables y el debate sobre el deporte adaptado, así como transferir conocimientos a las empresas y a la sociedad civil, promover estudios reglados (máster u otros) cuya temática se halle relacionada con el deporte adaptado, organizar seminarios, cursos, conferencias, etc., y dotar y convocar becas, premios y concursos vinculados al ámbito del deporte adaptado".

Además, este servicio organiza cursos y actividades de deporte adaptado y promueve las becas deportivas para estudiantes de la Universitat de Valencia con discapacidad que participan en media y alta competición (Paralimpiadas, campeonatos mundiales, europeos o nacionales federados, campeonatos universitarios nacionales y campeonatos regionales o provinciales federados). Las ayudas tienen un importe total de 6.000 € y para optar a ellas es necesario estar matriculado y formar parte de los equipos de la Universitat de València.

Por otra parte, la Fundación Universia y AGM Education impulsan desde 2018 un programa internacional de becas para el deporte adaptado e inclusivo. El programa se llama “Deporte adaptado en universidades de Estados Unidos” e incluye ayudas para “fomentar la integración social y laboral de deportistas preuniversitarios con discapacidad mediante la realización de estudios en universidades estadounidenses que dispongan de programas de deporte adaptado de élite”. Además de la formación académica, los alumnos beneficiarios de estas ayudas pueden continuar su carrera deportiva con algunos de los mejores entrenadores y atletas universitarios del mundo. En la edición 2019 estas becas de deporte adaptado se han centrado en baloncesto en silla de ruedas y tenis en silla de ruedas

Un largo camino por recorrer

A pesar de su importancia y de los esfuerzos realizados por los diferentes actores públicos y privados (instituciones, asociaciones, universidades, fundaciones, etc.), el deporte adaptado sigue presentando carencias en el ámbito universitario. De hecho, según el informe "Práctica deportiva de universitarios con discapacidad: Barreras, factores facilitadores y empleabilidad", publicado por la Universidad Miguel Hernández de Elche y la Fundación ONCE, menos del 20% de las universidades españolas ofertan algún tipo de deporte adaptado para sus alumnos con discapacidad. En muchos casos, y según los estudiantes entrevistados, las actividades inclusivas son prácticamente "testimoniales" y están orientadas a deportes como natación, actividades acuáticas y actividades dirigidas como pilates, aerobic o yoga, y solo excepcionalmente a deportes de competición.

Pero, ¿cuál es el motivo? Según dicho informe, algunas universidades tienen dificultades para ofertar deportes adaptados debido al número reducido de estudiantes con discapacidad y por la falta de instalaciones accesibles. En otros casos, se denuncia el poco interés por parte de los servicios de deportes. La mala difusión de estas actividades, la carencia de profesionales formados en modalidades adaptadas o la falta de recursos también obstaculizan el desarrollo de deportes adaptados en el ámbito universitario. Además, el informe constata que muchas personas de este colectivo que practican deporte adaptado lo hacen en clubs y asociaciones fuera de la universidad.

silla_de_ruedas_de_baloncesto_quickie_all_court

¿Cómo promover el deporte adaptado en las Universidades?

El primer paso es favorecer la práctica deportiva extraescolar para alumnos/as con discapacidad en todos los niveles académicos. De hecho, es básico promover el deporte inclusivo en la escuela para asentar las bases de cara a la práctica deportiva de alto nivel en la universidad.

Otras acciones que pueden ponerse en práctica desde los centros universitarios son:

  • Mejorar los canales de información sobre recursos y profesionales.
  • Coordinar el trabajo de universidades, fundaciones y asociaciones para unir recursos y sumar esfuerzos.
  • Desarrollar programas de gestión de deporte adaptado y actividades deportivas inclusivas.
  • Incluir aspectos relacionados con el deporte adaptado en los indicadores de actividad de los contratos de gestión de la administración pública.
  • Hacer las instalaciones deportivas accesibles.
  • Garantizar apoyos educativos (formativos, personales, materiales, etc.) que favorezcan la inclusión de los alumnos con discapacidad en el ámbito deportivo.
  • Trabajar con las federaciones unideportivas para integrar las modalidades de deporte adaptado.

Además de mejorar nuestra calidad de vida y nuestra salud, practicar deporte sirve para formarnos en valores y socializar, de ahí su importancia para potenciar las cualidades personales y la convivencia. Fomentar el deporte adaptado y las becas para alumnos con discapacidad en el ámbito universitario es un paso más hacia una sociedad que promueva la integración, la inclusión y, sobre todo, la igualdad de oportunidades.

En Sunrise Medical apostamos por el deporte adaptado y por ello ofrecemos una completa gama de sillas de ruedas deportivas. Dentro de nuestro catálogo encontrarás sillas específicas para practicar tenis adaptado, baloncesto en silla de ruedas o handbike. En nuestra página web podrás ver toda la gama.