Blog > Noviembre 2020 > La hemiplejia, una parálisis completa o incompleta de la mitad del cuerpo

La hemiplejia, una parálisis completa o incompleta de la mitad del cuerpo

Publicado:

Compartir:

La hemiplejia es una parálisis completa o incompleta de la mitad del cuerpo que produce una importante discapacidad física. Esta situación altera la estabilidad, alineación y postura del cuerpo, por lo que quien la sufre tiene más riesgo de caídas o accidentes.

La hemiplejia tiene otras consecuencias. Cuando la mitad del rostro y la cara quedan paralizados, pueden surgir problemas para hablar, comunicarse o comer. La visión, la capacidad auditiva o la memoria también pueden verse afectadas por la parálisis.

Por este motivo, las personas con hemiplejia deben realizar una rehabilitación para afrontar su nueva situación y aprender los cuidados que deben tener respecto a su cuerpo.

¿Por qué se produce una hemiplejia?

La hemiplejia se produce porque una parte cerebro se queda temporalmente sin el riego sanguíneo adecuado.

Esto se debe, generalmente, a un accidente vascular cerebral provocado por una embolia o una hemorragia cerebral. En el primer caso, la falta de riego se produce por un coágulo que obstruye una arteria del cerebro; en el segundo, la rotura de una arteria o una vena acaba provocando un hematoma cerebral.

Además de los accidentes vasculares cerebrales, la parálisis por hemiplejia puede originarse por traumatismos o por enfermedades que afectan a la espina dorsal o a los hemisferios cerebrales.

Algunas de las causas habituales de hemiplejia, además del infarto cerebral, son:

  • Golpes o lesiones en la cabeza (accidentes, caídas o traumatismos de nacimiento).
  • Tumores cerebrales.
  • Diabetes.
  • Meningitis.
  • Migrañas graves.
  • Enfermedades hereditarias como las leucodistrofias (un tipo de enfermedades raras que afectan las células del cerebro, concretamente a la vaina de mielina que protege las células nerviosas).
  • Esclerosis múltiple.
  • Dolencias del sistema nervioso central.
  • Síndrome de Sturge-Weber.

Tipos de hemiplejía

Según el tipo de lesión y sus consecuencias, podemos distinguir entre:

  • Hemiplejia cerebral: originada por una lesión cerebral.
  • ​Hemiplejia espinal: derivada de lesiones en la columna vertebral.
  • Hemiplejia facial: cuando la parálisis afecta únicamente a la mitad de la cara.
  • Hemiplejia espástica: cuando la mitad del cuerpo afectada, además de parálisis, también experimenta movimientos espásticos.

Independientemente de su origen, la hemiplejia no debe confundirse con la hemiparesia, una condición neurológica que provoca disminución de la fuerza motora o una parálisis parcial que afecta un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica la hemiplejia? Síntomas

Para valorar las consecuencias de un accidente cerebro vascular, es fundamental la detección temprana. Para confirmar una lesión de este tipo, tanto en el cerebro como en la médula espinal, se realizan pruebas radiológicas como el TAC o la resonancia magnética.

Cuando la lesión que se encuentre ubicada en el lado derecho del cerebro, la parte afectada por la parálisis será la izquierda, y viceversa.

Además de la parálisis total o parcial de la mitad del cuerpo, otros síntomas relacionados con la hemiplejia son:

  • Problemas para andar y para mantener el equilibrio.
  • Dificultad para sujetar o agarrar objetos.
  • Visión borrosa.
  • Dificultad para tragar.
  • Problemas para hablar.
  • Problemas de audición.
  • Pérdida de sensaciones en la mitad del cuerpo.
  • Adormecimiento u hormigueo de la parte de cuerpo afectada.
  • Pérdida de control de esfínteres y vejiga.
  • Pérdida de memoria.
  • Dificultades de aprendizaje.
  • Depresión.
  • Inseguridad emocional.

Tratamiento y prevención de la hemiplejia

Cuando una parte del cerebro no recibe suficiente riego sanguíneo, el daño que se produce es irreversible. Sin embargo, pueden tomarse medidas rehabilitadoras que dependerán de la detección temprana, la zona cerebral dañada y las funciones afectadas.

El tratamiento de la hemiplejia tiene dos vertientes: una etiológica y otra sintomática. La primera se centra en tratar los problemas que producen la parálisis y la segunda en adoptar medidas farmacológicas y rehabilitadoras para reducir la discapacidad.

En el tratamiento de la hemiplejia pueden intervenir neurólogos, neurocirujanos o fisioterapeutas, además de un equipo de profesionales del campo de la psicología.

Uno de los tratamientos para reducir la discapacidad provocada por la parálisis cerebral es la terapia cognitivo-conductual, que permite tratar los trastornos a nivel cerebral. Esta terapia ayuda al paciente a comprender su situación y le brinda las herramientas para asumir su nueva condición.

La terapia del habla, por su parte, permite controlar la movilidad bucal y fortalecer los músculos de la cara. Impartida por foniatras, logopedas y psicoterapeutas, gracias a ella es posible reforzar palabras y desarrollar su capacidad cognitiva.

La fisioterapia, por su parte, es fundamental para que el paciente con parálisis mejoren su movilidad corporal y recuperen la fuerza y el equilibrio.

En caso de hemiplejia por accidente cerebrovascular, la recuperación de las capacidades físicas y psicológicas, aunque no es total, puede producirse, al menos parcialmente, en un periodo de entre 3 y 18 meses. Después, es necesario que el paciente se someta a análisis periódicos para controlar, entre otros aspectos, su tensión arterial.

Respecto a la prevención de la hemiplejia, no es sencilla, especialmente cuando la parálisis cerebral se relaciona con un accidente, un golpe, un tumor o una enfermedad degenerativa. En estos casos, el daño que causa el trastorno no se puede prevenir.

En mujeres embarazadas con ciertas condiciones médicas, se puede optar por el ingreso en una clínica prenatal especializada para ser monitoreadas con mayor frecuencia y así prevenir la parálisis cerebral durante el parto.

Por último, tener un estilo de vida saludable, llevar una dieta equilibrada, seguir un plan de revisiones médicas y evitar el estrés emocional, la fatiga física o las infecciones pulmonares son acciones que pueden ayudar a prevenir el infarto cerebral y, con ello, de parálisis y hemiplejia.