Blog > Enero 2020 > Temperatura corporal en tu silla de ruedas | Cómo mantenerla durante el invierno

Temperatura corporal en tu silla de ruedas | Cómo mantenerla durante el invierno

Publicado:

Compartir:

Mantener nuestro cuerpo caliente en invierno es una cuestión de bienestar tanto cuando viajamos como cuando realizamos una excursión o, simplemente, cuando nos movemos por la ciudad para ir al trabajo, a comprar, a pasear o a disfrutar de nuestro tiempo de ocio.

Para las personas que necesitan silla de ruedas o que tienen problemas de movilidad severa mantener su calor corporal supone, además, todo un reto para su salud, ya que sufren más los cambios de temperatura propios de los meses fríos.

En este artículo queremos darte algunos consejos de calentamiento que te ayudarán a mantener tu temperatura corporal en valores óptimos y que te permitirán pasar más tiempo en el exterior durante el invierno.

Termorregulación corporal y discapacidad

La regulación de la temperatura corporal o termorregulación corporal es una de las funciones del hipotálamo, un área pequeña del cerebro que actúa sobre el sistema nervioso autónomo. Este sistema, también llamado sistema nervioso vegetativo, es el encargado de diversas funciones corporales que realizamos de manera automática e inconsciente como la respiración, la circulación sanguínea, la digestión o el metabolismo.

El control de la temperatura corporal es fundamental para el bienestar de las personas. Sin embargo, algunas lesiones o patologías como la esclerosis múltiple, lesiones medulares o los daños cerebrales afectan a este sistema regulador, por lo que el cuerpo de algunas personas no es capaz de adaptarse a las diferentes condiciones ambientales y a los cambios de temperatura. 

¿Cuáles son los riesgos de una mala regulación de la temperatura corporal?

La termorregulación de la temperatura corporal de los humanos funciona de la siguiente forma:

  • Cuando la temperatura corporal baja, el sistema nervioso provoca la vasoconstricción cutánea y la activación de las glándulas sudoríparas. Si la temperatura sigue bajando, el cuerpo produce contracciones involuntarias y temblores. El objetivo de estos movimientos es generar energía que se transforme en calor, lo que provoca una elevación de la temperatura hacia valores normales.
  • Cuando la temperatura corporal sube, por el contrario, el sistema nervioso hace que los vasos sanguíneos se dilaten y que las glándulas sudoríparas segreguen sudor. Este sudor, líquido, se evapora de la superficie corporal contribuyendo a eliminar el calor y regulando la temperatura del cuerpo.

¿Qué ocurre con las personas con discapacidad o con problemas de movilidad con daños en el hipotálamo? Que, al no realizar la termorregulación de manera efectiva, carecen de estas respuestas automáticas y, por tanto, tienen más riesgo de sufrir hipotermia cuando su temperatura corporal baja e hipertermia si su temperatura corporal aumenta de manera brusca.

Jay 3 respaldo termorregulador

Consejos para mantener la temperatura corporal durante el invierno

Las infecciones respiratorias y la gripe son dos de las enfermedades más comunes del invierno y afectan a toda la población. Además, ante la llegada del frío, también es habitual reducir la actividad física, ya que debido a las inclemencias del tiempo salimos menos de casa.

Para las personas con discapacidad física o movilidad reducida, esta inactividad puede ser peligrosa, ya que empeora síntomas como la atrofia muscular o la rigidez articular, y aumenta el riesgo de contracciones dolorosas. Sin olvidar que el aislamiento contribuye a la aparición de la tristeza y de ciertas patologías depresivas.

Por ese motivo, incluso cuando hace frío, es importante salir de casa, aunque esto implique para las personas en silla de ruedas realizar un esfuerzo extra a la hora de abrigarse para compensar el mal funcionamiento de su termorregulación corporal. Antes de hacerlo, podemos realizar algunos ejercicios que nos ayuden a activar la circulación en todo el cuerpo, especialmente estiramientos en brazos y piernas.

El principal consejo para mantener la temperatura corporal en nuestra silla de ruedas es proteger nuestras manos y pies con guantes y con calcetines. En el mercado también existen gran variedad de productos para proteger nuestras piernas como mantas, sacos y chubasqueros especialmente diseñados para ser usados tanto en nuestras sillas de ruedas manuales como en sillas de ruedas eléctricas o en los modelos de scooter.

Los sacos para sillas suelen fabricarse con materiales impermeables y tejido antideslizante en el exterior con el objetivo de resguardar nuestras piernas y pies del frío y de la lluvia. Su interior está cubierto de forro para aumentar la sensación de calor, y están especialmente recomendados para personas con problemas severos de movilidad en la parte inferior del cuerpo.

Por otra parte, también encontramos mantas termorreguladoras para sillas de ruedas. Este complemento está diseñado para ajustarse a cada usuario y proteger sus piernas y pies sin coartar la libertad de movimiento. Estas mantas termorreguladoras son impermeables para impedir la entrada de agua y viento, y son básicas para conservar el calor corporal cuando viajamos o cuando realizamos excursiones en invierno.

Las personas con discapacidad también pueden adquirir chubasqueros especiales para maniobrar sin problemas con su silla de ruedas. Los modelos de chubasqueros diseñados para scooters eléctricas incluso permiten aislar, a la vez, al usuario y a su máquina.

En Sunrise Medical conocemos la importancia de controlar la temperatura corporal para mejorar el confort y la calidad de vida de las personas con discapacidad física o movilidad reducida. Por eso, hemos desarrollado el Jay 3 Termorregulador, el primer respaldo para sillas de ruedas que ayuda a los usuarios a mantener su propio “microclima” gracias a su tecnología termorreguladora integrada.

Este respaldo incluye un módulo de calor con espirales que generan calor de manera continua y progresiva, optimizando el confort en sedestación, y es especialmente útil para protegernos del frío durante el invierno. Su funcionamiento es sencillo, ya que dispone de un interruptor para controlar el encendido apagado del módulo de calor, y su eficiencia está probada, pues ha sido testado en condiciones adversas de frío y lluvia.

En nuestra web encontrarás más información sobre este complemento para protegerte del frío ajustable a tu silla de ruedas.