Musicoterapia y discapacidad: descubre los beneficios de la música

Publicado: | Por Sunrise Medical
Musicoterapia y discapacidad: descubre los beneficios de la música

Gracias a su capacidad para encender emociones y generar endorfinas, la música es un fuerte estimulante de áreas del cerebro asociadas con la memoria, el aprendizaje, el lenguaje, la concentración o la coordinación. Por eso, cada vez más profesionales utilizan la música como terapia para personas con discapacidad física e intelectual.

En este post hablamos sobre musicoterapia y discapacidad y sobre los beneficios de utilizar elementos musicales para agilizar la rehabilitación y promover la comunicación y las relaciones sociales de las personas con discapacidad.

neon 2

¿Qué es la musicoterapia?

La música es una de las expresiones artísticas más antiguas de la humanidad y está vinculada a actividades fundamentales del ser humano como el lenguaje o la comunicación.

Según la definición propuesta por la Asociación Americana de Musicoterapia (AMTA), la musicoterapia es la utilización de los beneficios de la música y los elementos musicales (tanto los sonidos en general como su ritmo, armonía o melodía) para promover y facilitar la comunicación, las relaciones, el movimiento o la expresión satisfaciendo las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas de las personas.

En otras palabras, la musicoterapia es una terapia basada en la utilización de la música para favorecer y mejorar la salud mental y física mediante ejercicios de improvisación musical (cuando se crea música propia cantando o tocando un instrumento), recreación (tocar una canción ya existente), composición (para fomentar la capacidad de aprendizaje) o escucha (tanto de música grabada como en vivo en un concierto).

Ventajas terapéuticas de la música

Múltiples estudios confirman que la música produce efectos beneficiosos en el sistema sensorial, cognitivo y motor, y que por esta razón estimula la creatividad, el pensamiento, el leguaje, el aprendizaje y la memoria. La música también produce un efecto de “sedación” o relajación que ayuda a reducir la ansiedad y los estados de estrés y nerviosismo, lo que puede ser especialmente útil en terapias de rehabilitación física y emocional.

A nivel general, podemos distinguir beneficios de la musicoterapia a tres niveles:

Nivel cognitivo

La música aumenta la capacidad de aprendizaje y de orientación, y mejora la capacidad de atención y concentración.

Nivel físico

La música contribuye a mantener la movilidad de las articulaciones y refuerza la musculatura a través de la relajación y la disminución de los niveles de ansiedad. La interiorización del ritmo, el compás o la melodía también incide en las capacidades físicas de las personas, mejorando su respuesta corporal a estímulos, su equilibrio y su motricidad.

Nivel emocional

La musicoterapia satisface la necesidad de ocio y evasión, y refuerza las interacciones sociales aumentando la autoestima, mejorando las habilidades sociales y ayudando a prevenir el aislamiento.

Beneficios de tratar la discapacidad con la musicoterapia

La acción beneficiosa de la música en el organismo ha convertido la relación entre musicoterapia y discapacidad en una realidad cada vez más consolidada.

Actualmente, la musicoterapia está especialmente indicada en trastornos como el autismo y el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). También para resolver problemas psicológicos como depresión, estrés o ansiedad, y para cambiar conductas inapropiadas, especialmente en niños y adolescentes.

Por otra parte, la sensación de bienestar producida por la música puede ayudar a las personas a suprimir dolores leves (por ejemplo migrañas) e incluso reducir la intensidad de dolores crónicos provocados por enfermedades más complejas como la artritis, la esclerosis múltiple o la fibromialgia. A esto, hay que añadir a los beneficios de unir musicoterapia y discapacidad física, trabajar el fortalecimiento muscular, el incremento de la amplitud de movimientos y la realización, de forma más efectiva, de ejercicios de coordinación, equilibrio y respiración de forma similar a otras disciplinas sanitarias como la fisioterapia. La terapia musical, en este sentido, se observa como un “complemento” que fortalece todos estos aspectos desde un punto de vista más lúdico.

Vida activa en silla de ruedas

Por todo lo anterior, utilizar la musicoterapia para tratar la discapacidad fortalece el desarrollo físico y motor mejorando sus habilidades:

  • Motoras. La musicoterapia aplicada a la discapacidad física se relaciona con un fortalecimiento de los músculos, los ejercicios de coordinación y equilibrio, o la mejora de la postura muscular.
  • De comunicación. La música refuerza el comportamiento comunicativo.
  • Cognitivas. La musicoterapia mejora los procesos de aprendizaje.
  • Sociales. La musicoterapia suele realizarse en grupo, lo que refuerza la interacción y la empatía con otras personas.
  • Emocionales. La música despierta sentimientos y permite que la personapueda hacer frente a situaciones emocionales de forma más fácil y sincera.

Musicoterapia, discapacidad y otras terapias sensoriales

Además de la musicoterapia, otras terapias sensoriales como la aromaterapia o la cromoterapia también se han mostrado útiles para estimular a las personas con discapacidad, especialmente en casos de daño o parálisis cerebral, o demencia (por ejemplo enfermedad de Alzhéimer), para tratar episodios de ansiedad o depresión, e incluso trastornos más complejos como el autismo.

Todas estas terapias suelen realizarse por profesionales cualificados en aulas donde se trabajan diferentes estimulaciones olfativas, interactivas, auditivas y visuales que mejoran la concentración de las personas, estimulan sus sentidos y favorecen la coordinación tanto motriz como sensorial.

Para mantenerte informado sobre otras terapias y temas de salud, no olvides visitar nuestro blog y suscribirte a nuestra newsletter para recibir todas las novedades.