Consejos para viajar si usas sonda

Publicado: | Por Sunrise Medical
Consejos para viajar si usas sonda

Viajar con sonda puede resultar incómodo e intimidante pero no es inviable: aunque existen pequeños riesgos si hacemos un viaje largo en avión con una sonda. Y aunque cada compañía dispone de su propia guía de salud del pasajero discapacitado o enfermo, en la mayoría de los casos no existen problemas al respecto y simplemente deberás seguir algunos consejos básicos.

Si estás planeando tus vacaciones y vas a viajar con sonda debes tener en cuenta algunos aspectos que afectan, en primer lugar, al mantenimiento y limpieza de la sonda (son medidas higiénicas generales que deberás controlar especialmente durante tu vuelo o transporte) y, en segundo lugar, a tu comodidad en el viaje para evitar situaciones incómodas o infecciones.

New call-to-action

Viajar con sonda: consejos para preparar tu equipaje y durante el viaje

Las sondas urinarias son un catéter compuesto por un tubo de material flexible que se introduce hasta la vejiga para aliviar o eliminar la retención de orina de forma temporal o permanente. Puesto que muchas personas con movilidad reducida utilizan estos elementos, les preocupa saber si pueden viajar con sonda en medios de transporte como los aviones.

Viajar con sonda es posible y no revierte ninguna complicación. De hecho, la flexibilidad de las sondas vesicales y la existencia de bolsas colectoras de orina que se atan en la pierna permiten a quienes las utilizan realizar actividades cotidianas, como salir a la calle sin problemas y sin que otras personas noten que llevan una sonda.

En todo caso, es cierto que en viajes muy largos se recomienda el uso de una sonda permanente para no tener que vaciar la bolsa cada dos o tres horas puesto que el espacio de los lavabos en trenes y aviones es mínimo y complicado de utilizar para usuarios en silla de ruedas. El consejo general es utilizar bolsas colectoras, que puedes disimular fácilmente. Es más, si es necesario, incluso tu compañero de viaje puede ir a vaciarlas al baño sin problema cuando sea necesario.

Al viajar en avión, mucha gente se preocupa por el hecho de que la presión podría hacer estallar la bolsa y provocar fugas. Sin embargo, no deberías tener ningún problema, ya que la presión no afecta a los líquidos.

viajar si usas sonda

Imagen: curbfreewithcorylee.com

Qué tener en cuenta antes de viajar

Por otra parte, antes de viajar con sonda en un transporte público, te recomendamos lo siguiente:

  • Consulta las condiciones de la compañía de viajes o aerolínea.
  • Cuando prepares tu equipaje, introduce provisiones de sobra en la maleta.
  • En el caso de viajes largos y de destinos con mala calidad del agua, utiliza sondas hidrofílicas desechables.
  • Introduce en tu maleta de cabina o en la mochila que lleves contigo varias unidades y productos desinfectantes para limpiarlas.
  • Si vas a viajar con una sonda vesical, las toallitas húmedas también pueden ser de gran ayuda en caso de emergencia.
  • Además de la sonda y el material para limpiarla, conviene que en tu equipaje de mano lleves un certificado de tu médico, así como un documento de tu proveedor de sondas en el que se explique porqué llevas este material en tu equipaje.

Qué tener en cuenta durante tu viaje

Durante el trayecto en el avión o en el tren, las principales recomendaciones para viajar con sonda de manera cómoda son:

  • Evitar elevar la bolsa colectora por encima de la cintura, ya que en esa posición dificultarás la salida de la orina y será más fácil que aparezcan infecciones.
  • Evitar tirones en la sonda y en la bolsa. Para fijar la sonda, te recomendamos utilizar esparadrapo hipoalergénico en la zona del pubis. La bolsa de diuresis, por su parte, debes colocarla a la altura del gemelo. Y un consejo muy importante sobre la ubicación de la bolsa: nunca utilices el cinturón como soporte de la misma. 
  • Intenta que ni la sonda ni la bolsa se acoden ni aplasten.
  • Bebe suficiente agua (entre dos y tres litros al día, salvo indicaciones del médico) para facilitar la diuresis y evitar que la orina se concentre, lo que dificulta su salida y aumenta el riesgo de infecciones.
  • Consulta a tu médico sobre la posibilidad de utilizar un tapón o no para la bolsa. En caso afirmativo, deberás mantener la sonda cerrada y vaciar la bolsa cada vez que tenga ganas de orinar. Y por supuesto, antes de volver a poner el tapón, deberás lavarlo con agua y jabón.
  • Si debes comentar algo al personal del aeropuerto, de seguridad o a la tripulación sobre tu situación, hazlo de manera objetiva y siempre instando a su discreción, para que tanto tú como el resto de viajeros os encontréis más cómodos.
  • Y por supuesto, durante tu estancia, recuerda lavarte las manos con agua y jabón antes y después de manipular la sonda y la bolsa, y retirar la sonda en la fecha indicada (en el caso de ser permanente).

New Call-to-action

Cuándo debes acudir al médico

Para acabar, si viajas con sonda, te recomendamos acudir al médico una vez en tu destino en caso de que:

  • Tengas síntomas relacionados con una infección urinaria (fiebre, escalofríos, ardor en la vejiga u orina de olor fuerte y desagradable).
  • Notes que la sonda está obstruida.
  • Sufras un tirón involuntario en la sonda y la orina deja de salir.
  • Tengas sangrado a través de la sonda.
  • La cantidad de orina sea mucho mayor o mucho menor de lo habitual.

Esperamos que nuestros consejos para viajar en silla de ruedas si llevas una sonda te resulten útiles.

¡Esperamos que disfrutes del viaje!