La importancia de la bipedestación en niños con discapacidad

Publicado: | Por Sunrise Medical
La importancia de la bipedestación en niños con discapacidad

Estar de pie, incluso con apoyo, es fundamental por motivos fisiológicos y sociales, y para garantizar el correcto desarrollo de la articulación de la cadera durante la infancia. Por eso, la bipedestación es clave para evitar alteraciones motoras en el desarrollo infantil en caso de lesiones neurológicas o discapacidad física.

¿Qué es la bipedestación y qué factores la dificultan?

La bipedestación es la capacidad para mantenernos erguidos sobre las extremidades inferiores. En los seres humanos, bipedestar o estar de pie es algo "innato" (forma parte de nuestro proceso evolutivo) y nos facilita movernos para ser independientes.

sillas electricas zippie para ninos

Normalmente los bebés comienzan a ponerse de pie entre los 9 y los 10 meses, una acción que realizan propulsándose con los brazos. Sin embargo, existen factores que pueden dificultar la bipedestación, siendo los más habituales:

  • Alteraciones cognitivas y de desarrollo graves.
  • Alteraciones del tono muscular causadas por lesiones, discapacidad o inmovilización. En estos casos pueden aparecer deformidades articulares, retracciones y/o acortamientos musculares (pie equino, equino-varo o flexos de cadera y rodilla) que impiden el apoyo completo del pie y, por tanto, mantener una postura erguida.
  • Problemas de sensibilidad y percepción que dificultan la distribución del peso corporal. En caso de la hemiplejia (pérdida de movimientos voluntarios de la mitad derecha o izquierda del cuerpo), si el niño no es consciente, no podrá mantenerse en equilibrio.
  • Incapacidad para controlar el tronco en sedestación. Sedestación y bipedestación van de la mano. De hecho, si un bebé no puede mantenerse sentado, no podrá ponerse de pie.

Beneficios fisiológicos de la bipedestación

Facilita la respiración

Cuando estamos de pie la posición de la pelvis y la columna alineadas liberan la presión intra-abdominal y permiten el movimiento natural del diafragma. Esto se traduce en una mayor capacidad pulmonar y de oxigenación.

Mejora el funcionamiento del sistema circulatorio

La falta de movimiento dificulta el retorno venoso y supone un mayor riesgo de edema y trombosis. Ponerse de pie aumenta el tono de los músculos de las articulaciones inferiores que contribuyen a dicho retorno.

Alivia el funcionamiento del sistema digestivo

Ponerse de pie activa el intestino y evita el estreñimiento. También mejora la función intestinal y el drenaje vesical.

Fortalece los huesos

Ante la imposibilidad de realizar actividad física, cargar el peso propio fortalece la musculatura y disminuye el ritmo de pérdida de densidad mineral ósea en la zona, origen de muchas fracturas de cadera.

Reduce la espasticidad

Al ponernos de pie estiramos los músculos extensores de caderas, rodillas y plantas de los pies mejorando su rango de movimiento.

Previene la aparición de úlceras

Cuando estamos sentados o tumbados durante un periodo prolongado los tejidos y la piel pueden sufrir daños. La bipedestación alivia la presión en las tuberosidades isquiáticas y en el hueso sacro, y previene la formación de úlceras por presión.

¿Qué es un programa de bipedestación?

A la mayoría de los niños les gusta estar de pie. Y cuando hacerlo no supone esfuerzo excesivo o dolor experimentan sensaciones agradables y exploran su entorno, lo que favorece su desarrollo cognitivo y sensorial.

sillas manuales zippie para ninos

Los programas de bipedestación a edades tempranas permiten que los niños con lesiones neurológicas se pongan de pie. Algunos necesitan una ayuda mínima para colocarse en posición erguida, pero otros requieren de ayudas técnicas conocidas como "bipedestadores infantiles", órtesis o equipamientos adaptados para conseguir la posición vertical. Gracias al uso del bipedestador el niño, además de estar de pie, puede realizar actividades pedagógicas y mejorar el control óculo-manual mientras mantiene un correcto alineamiento musculo esquelético.

Los expertos recomiendan empezar la bipedestación en niños con problemas neurológicos a la misma edad que los niños comienzan a ponerse de pie independientemente de su aprendizaje motriz. El motivo es fisiológico, pues cargar su peso al ponerse de pie es lo que determina la forma final de los músculos de la cadera. Si el hueso es más joven y cartilaginoso, será más fácil remodelarlo o corregirlo.

Los niños pueden seguir un plan de bipedestación pasiva o activa. En el primer caso se usa un bipedestador vertical o silla bipedestadora que permite al niño estar de pie durante un tiempo determinado. Dentro de la gama de Leckey, existen varios modelos de bipedestadores para este fin: Mygo Stander, Squiggles Plus Stander, Horizon Stander, Freestander y Pronestander

En la bipedestación activa el niño está sujeto a la cadera y las piernas de un adulto, y puede dar pasos, vibrar, oscilar, balancearse e incluso auto propulsarse. Otra modalidad de bipedestación activa sería a través de andadores especiales dotados de arneses de tronco y ruedas, como el andador MyWay de Leckey . De esta manera, los niños que no pueden ponerse de pie, pueden seguir explorando su entorno.

Los programas de bipedestación deben estar dirigidos siempre por un profesional médico y terapéutico siguiendo estas indicaciones posturales:

  • Los pies deben estar en paralelo, apoyados en el suelo, mirando al frente y separados por una distancia similar a la anchura de los hombros.
  • Las rodillas deben estar extendidas para soportar el peso del cuerpo sin problemas.
  • El tronco debe estar recto para corregir las inclinaciones.
  • La cabeza debe mantenerse alineada y mirando al frente.

Las principales ventajas de los programas de bipedestación infantil son:

  • Facilita la postura natural simétrica.
  • Disminuye tono muscular anormal, espasmos y contracturas.
  • Evita la progresión de problemas asociados a la falta de movimiento musculo esquelético como la esclerosis.
  • Alivia dolores asociados a posiciones inadecuadas.
  • Fortalece huesos y músculos para que el niño tolere mejor la bipedestación.
  • Trabaja la socialización porque los niños se mantienen en la misma posición que sus compañeros, amigos, hermanos.

Ponerse de pie con una silla de ruedas bipedestadora o con un bipedestador infantil ofrece a los niños la posibilidad de ser independientes, participar activamente en su entorno y mejorar su desarrollo físico y cognitivo.

En nuestra web puedes informarte sobre los bipidestadores y andadores Leckey, desarrollados para cubrir las necesidades de cada niño según su edad y necesidades clínicas. ¡Conócelos ya!